13.1 C
Corrientes
martes, 25 junio, 2024

«La moneda está en el aire»

Noticias y curiosidades del mundo

El cónclave del último viernes de todas las provincias con el Gobierno nacional en la Casa Rosada generó expectativas de un acuerdo que permita avanzar, afianzando el rumbo de la economía que muestra síntomas favorables que podrían consolidarse. Las distintas jurisdicciones podrían beneficiarse de recursos necesarios para nivelar sus cuentas públicas. Necesidades recíprocas hacen viable la posibilidad de que, esta vez, prime el diálogo y la búsqueda de soluciones realistas que contribuyan a bajar la inflación, generar empleo, mantener el déficit cero, reducir la deuda pública, alentar el crecimiento, mejorar las jubilaciones y los salarios, aumentar los saldos exportables y unificar el tipo de cambio en una sola paridad. La cotización del dólar por debajo de los 1.000 pesos y el achicamiento de la brecha a menos del 20%, junto a la mejora de la paridad de los títulos y las acciones, con la baja del riesgo país evidencian que los mercados otorgan una dosis de confianza necesaria para la implementación de las medidas pendientes. Las tensiones políticas subyacen como telón de fondo y se dan en todos los espacios con una reconfiguración notoria del escenario electoral de cara a 2025. Hablar hoy de 2027 carece de sentido. Correrá mucha agua bajo el puente y habrá que ver cómo se acomodarán las cosas en las elecciones de medio tiempo.

03-CONFUCIO-1 04-CONFUCIO-1 05-CONFUCIO-1 06-CONFUCIO-1 07-CONFUCIO-1

Por CONFUCIO

Hoy se cumplen tres meses de gobierno. La dinámica de estas semanas frenéticas hizo que pareciera que hubiera pasado mucho tiempo más desde que Javier Milei asumió la Presidencia. Pasó de todo, y en poco tiempo. Lo más notorio fue la alteración profunda del mapa político del país, que «fue puesto patas para arriba». Nada es como lo fue hasta el 19 de noviembre y hasta el 10 de diciembre. El estilo confrontativo, antisistema de Milei, acostumbrado a los golpes bajos al sistema político contribuyó a lo que hoy se ve. Una crisis, en todos los espacios, comenzando por el PRO, siguiendo por el justicialismo y terminando en la UCR. El desorden de las realidades internas hace imposible una política de fondo unificada de los distintos espacios, con una fragmentación inédita que se refleja en ambas cámaras del Congreso de la Nación, donde es difícil saber, a priori, el alineamiento al momento del voto.

A ello se suma la falta de operadores políticos del oficialismo, sucesivamente desautorizados por un Presidente que concentra el poder de manera verticalizada y sin coordenadas claras, siquiera para su equipo más íntimo, si es que en realidad el propio Milei las tiene.

Lo que está claro «es un estilo antisistema» que irrita y desconcierta. Apunta de lleno a los puntos más débiles que ofrece la política, en búsqueda de réditos en la confianza pública que, de hecho, los logra manteniendo una elevada cuota de confianza que contrasta con la severidad del ajuste que afecta, en mayor medida, a los sectores más vulnerables de la sociedad.

El Presidente conserva hasta ahora, nadie sabe hasta cuándo, elevados niveles de apoyo de una sociedad que escucha lo que quiere escuchar, en una estigmatización de la política acorde con el sentimiento mayoritario de la población que la considera la razón de las desventuras.

Milei claramente dispone de información privilegiada. Sabe dónde pegar y cómo hacerlo para llegar a lo más hondo del sentimiento ciudadano. Podría decirse que, muchas veces, hasta sobreactúa y, las más de las veces, «aparece como loco», con una adjetivación descalificatoria que hace que se lo asocie a un personaje fuera de sí cuando, en realidad, es parte del libreto que ejecuta. Libreto que le sirvió en los dos años de campaña para una instalación acelerada, perforando la natural indiferencia del cuerpo electoral del país.

Lo que a muchos políticos les costó años y lo que otros murieron sin lograr, como lo fue el caso del cordobés José Manuel de la Sota, un dirigente con mayúsculas, brillante estratega y profesional en el oficio. Transitó más de tres décadas en los primeros planos, pero nunca logró instalarse, a escala país. Algo que logró, en poco tiempo, aunque no con la velocidad y fuerza de Milei, el ex gobernador de la provincia mediterránea, Juan Schiaretti. Con dos debates televisivos, con alto rating, mejoró notoriamente en términos de conocimiento e imagen pública, algo de lo cual se estaría beneficiando su sucesor, el gobernador Llaryora que, como estrategia, apunta a confrontar con el Gobierno nacional más allá de que haya «bajado un cambio» en las últimas semanas, consciente de que su oponente, el Presidente, es un rival no sólo con poder de fuego, sino además con la decisión de apuntar y disparar a la cabeza como lo hizo con algunos funcionarios vinculados al cordobesismo entre ellos, la más notoria, la del Director del Anses que, en su caída, sacó a la luz «un presunto negociado» que impacta de lleno sobre Alberto Fernández.

El último reclamo del Presidente, dirigido a los senadores y diputados, en pleno proceso de consenso para sacar adelante las leyes que necesita, fue la más clara demostración del estilo Milei. Quebró todos los códigos elementales de la política con un mensaje claramente falaz que apuntó a un posicionamiento personal en desmedro del sistema mismo. Un arma de doble filo, de cuyo abuso, puede tener consecuencias propias de los anticuerpos del sistema mismo que busca su preservación.

El desorden en los espacios, por lógica, se da, antes que nada, en su propio sector, incipiente expresión que busca tomar forma, aunque el personalismo a ultranza pareciera una fuerte limitante. La situación que se generó con el Senador de Formosa, postulado como Presidente provisional, fue la primera muestra del poco apego por las formas. Luego vino el manoseo que sufrió la diputada Carolina Píparo, a quien la bajaron de un plumazo de la dirección de Anses. En las últimas horas, la remoción de otro histórico como el diputado capitalino, Ramiro Marra que resignó la Presidencia del bloque de La Libertad Avanza en Caba. Antes había sido vetado como Director de la Afip.

LOS PRIMOS HERMANOS

En esa categoría está, más o menos, el ex presidente Mauricio Macri, a quien, a pesar de agradecerle Milei una y mil veces el apoyo, no deja de remarcar que fue «desinteresado». Algo que incomoda más a la tropa macrista que al propio Mauricio. Simplemente porque pensaron que, con el triunfo del libertario, el PRO pasaría a ser cogobierno con espacios de poder reconocidos. Es algo a lo que Milei se resiste «a capa y espada» para no dar una idea de «doble comando». Además, porque, en el fondo, se disputan la franquicia del cambio o de la llamada derecha que representan.

Es obvio que, a partir del triunfo, esa representación a nivel Argentina se la ha llevado en exclusividad el Presidente en desmedro del terreno que supo ganar, en otros tiempos, Mauricio Macri.

Desde Estados Unidos hasta Europa y, en el resto del mundo, Milei ha pasado a ser la cabeza de un movimiento que genera atención. En parte, además, por el estilo transgresor de un Presidente que ha ganado las primeras planas en los diarios de todos los países.

En este roll ha desplazado, de forma notoria, a Macri que, hasta su llegada, tenía un alto nivel de conocimiento internacional, pero que fue superado por el primer mandatario.

Lo cierto fue que los macristas no encontraron, hasta ahora, los réditos de un triunfo que lo vivieron como propio, en la noche del 19 de noviembre, pero que no se tradujo en cuotas de poder concretas ni siquiera en el derecho de poder introducir nombres «sin derecho a veto».

En más de una oportunidad Macri ha deslizado nombres, muchos de ellos que eran considerados números puestos; sin embargo, Milei escuchó y no avanzó en el sentido pedido. Es más, algunos nombres prominentes del universo macrista que llegaron a integrarse fueron tanteados en forma directa y de sus designaciones se enteró Mauricio luego de producidas, encargándose el propio Gobierno de aclarar la manera cómo habían llegado.

Macri actuó con profesionalidad, bancándose como un «señorito inglés». En los hechos, quedó pagado con que Sergio Massa no sea el elegido. Todo lo demás vino «de yapa», y «es cuestión de tiempo», pensó el ex Presidente de Boca Juniors que, desde entonces, avanzó «sin prisa ni pausa» para retomar el control del partido que fundó, desplazando -primero- a Horacio Rodríguez Larreta, y luego a Patricia Bullrich. La Ministra de Seguridad, hoy por hoy, es más libertaria que del PRO y a la cual Milei estimula, de manera indisimulable, acaso como alentando una cuña que no alcanzó a ser suficiente como para poner en riesgo el liderazgo de Macri.

LOS UNE MÁS EL

ESPANTO QUE EL AMOR

En días más, Macri será consagrado en una lista de unidad como «nuevo timonel del partido». El ex Jefe de Gobierno porteño tenía, desde siempre, objetivos claros. El primero, que Massa no ganara. El segundo, que no fuera Horacio, su delfín, el que capitalizara. El «pelado» quiso tener «vuelo propio» antes de tiempo. El tercero, que el PRO conservara su principal bastión electoral, la Ciudad Autónoma, fuente indiscutida de su vigencia. El cuarto, que su primo y amigo Jorge sea quien fuera consagrado nuevo mandatario capitalino.

Como en el golf, deporte del cual es afecto, uno de sus hobbies como también lo es el bridge, Macri administra los tiempos. Pretende acercar el bochín para darle el golpe de gracia en el momento oportuno. Estar en el área chica, a la espera de un cabezazo providencial, con la paciencia oriental que debe primar en todo quien apunte a ejercer el poder. Válido aquel refrán que dice: «Si al póker quieres ganar déjala pasar», máxima que resume algo que pocos aplican en el frenesí alocado de la desesperación por las monedas fáciles: «Sólo hay que refichar cuando se tiene juego, sabiendo esperar la mano sin quemar las naves», por aquello de que «quien juega por necesidad pierde por obligación».

¿Y JORGE?

El Jefe de Gobierno porteño es consecuente y es un hombre leal, pero está fuera de toda duda que tiene vuelo propio y una fuerte personalidad con decisiones que, no pocas veces, sorprenden porque no están en línea con lo que dice, hace o promueve el primo mayor.

De llegada privilegiada al Papa Francisco, el primo Jorge supo, primero marcarle la cancha a la UCR capitalina, particularmente a Martin Lousteau. Lo hizo al no abrirle el segundo término de la fórmula; y luego, al negociar las cuotas de poder, donde el radicalismo, más allá de la figura de Lousteau logró tener una fuerte presencia política en espacios que le son históricamente reconocidos y en lo cual, como en otros ámbitos, tiempos y circunstancias estuvo la mano de Enrique «Coti» Nosiglia, un «viejo lobo de mar», sobreviviente de mil batallas.

Con este acuerdo anudado, el primo Jorge se aseguró algo fundamental como es la gobernabilidad en la Ciudad Autónoma, para lo cual desechó, desde el principio, todo acuerdo con los libertarios capitalinos, escuadra en la cual nunca confió y de lo cual dio muestra el desplazamiento traumático, en las últimas horas, de su jefe de bancada, Ramiro Marra, «una de las cabezas que rodaron», como antes de Kikuchi, otro histórico armador de La Libertad Avanza en sus primeros pasos, cuyo rol asumió de manera determinante «Lule Menem», la mano derecha del Presidente de la Cámara de Diputados, quien trabaja «en tándem» y «codo a codo» con Karina Milei, la hermana cuyo poder no es necesario poner de manifiesto. Por estos días y más allá de las cuestiones propias de la gestión, en las cuales siempre aporta la invalorable experiencia de varias décadas vividas, junto a los hermanos Carlos y Eduardo, el primo Lule trabaja «a destajo» en el diseño de la que será el armado nacional para 2025 en todo el país, y presta atención a la distribución de las cuotas de poder en las provincias, con particular atención a una posible conjunción con el macrismo para la próxima pelea de la elección de medio tiempo.

UNA SOCIEDAD FORZADA

POR LAS CIRCUNSTANCIAS

Milei y Macri tienen en común, como objetivo central, no facilitar el retorno del kirchnerismo, más allá de que esta parcialidad, siempre vigente, ha dejado de tener la importancia que supo mantener en las últimas décadas dentro de un PJ carente de nuevas figuras con peso y proyección propias.

Ambos tienen en claro que, en el corto y mediano plazo, deben transitar juntos, pero son conscientes de que llegará el tiempo en el que los caminos se bifurcarán para pasar a disputar la franquicia del llamado cambio, una marca taquillera en términos electorales.

En esa convicción, después de afianzado su poder en el PRO, Mauricio Macri y Javier Milei se sentarán a trazar los términos de lo que será «la letra fina» de un acuerdo que los lleve a presentar una oferta electoral común en 2025, para darle músculo al espacio que comulga las mismas ideas, más allá de las naturales disputas propias del celo y desconfianza que recíprocamente se tienen.

Macri ha sido claro con su tropa cuando remarcó que, aun sin compartir muchas de las cosas de este gobierno, reconoce la enorme importancia de haber avanzado «con audacia y decisión» en aspectos en los que, él en su momento como Presidente «se quedó con las ganas». Está en desacuerdo con aspectos puntuales, particularmente en la relación traumática con el sector que conduce el Presidente, pero reduce en una frase su visión que va más allá de la coyuntura: «Si Milei fracasa, su fracaso nos arrastra. Estamos obligados a correr al lado y a sostener, aun a disgusto, el rumbo del gobierno». Maxime cuando hay aliados potenciales que van desde Miguel Pichetto, Lilita Carrió, Emilio Monzó, Nicolas Massot, hasta los cordobeses, Margarita Stolbizer, y Florencio Randazzo que hacen su juego, dominados por otros intereses, muchas veces difíciles de discernir.

El caso de Pichetto, un histórico del PJ que pasó por todos los campamentos, siempre como punta de lanza de proyectos que, en el tiempo se desconocieron. De ser un puntal de Carlos Menem pasó a militar con Eduardo Duhalde; luego, con Néstor y Cristina. Hasta que, de la noche a la mañana, saltó al macrismo de la mano de Mauricio para luego hacer acercarse a Horacio Rodríguez Larreta con gran molestia del jefe del PRO, pero que le valió coronar una banca en Diputados. No pasó mucho tiempo, luego del intento fallido del Jefe de Gobierno de pelear la Presidencia, para que Pichetto se declarara «bicho libre». Asumió, por primera vez en varias décadas de actividad legislativa, «una libertad» que nunca pudo tener y -ya entrado en años- actuar como fogonero del llamado «grupo de los normales», por una columnista estrella del multimedio de Héctor Magnetto.

En este contexto, le cuesta hacer pie a un Presidente con poca cintura para la política, con pocas pulgas, al que no le cuesta refugiarse por horas en las redes, pateando la olla como el chancho a posibles acuerdos enhebrados con dificultad.

Esa es la realidad de estas horas. Mientras se cocina a fuego lento un posible acuerdo entre gobernadores y el Gobierno nacional, el Presidente mira de lejos. Monitorea de cerca, pero no deja de expresar su escepticismo a que, esta vez la política, termine de entender las coordenadas de su plan. Es claro que, más allá de alguna flexibilidad, el propio margen de acción que se autoimpone es demasiado estrecho, lo cual hace que se camine con la respiración contenida, en un desfiladero al borde del precipicio.

Los gobernadores han tomado nota. Son conscientes, al menos la absoluta mayoría de ellos, con contadas excepciones, de quienes alientan proyectos políticos diferenciados de que es ahora o nunca. Las exhaustas finanzas provinciales necesitan oxigenarse para mantenerse a flote y poder pelear en el siguiente turno electoral y mirar con posibilidades el turno siguiente en que deberán revalidar títulos en sus provincias o dar la batalla por la sucesión de Milei.

LA IMPREVISIBILIDAD DE

UN PRESIDENTE QUE JUEGA

A TODO O NADA Y QUE

TIENE POCO PARA PERDER

«La política es para ganar más, ganar menos, pero siempre ganar y nunca arriesgar el terreno ganado». No es la máxima que sigue el Presidente libertario, al que no le cuesta jugar sobre el filo de la navaja. Redoblar la apuesta. Disparar misiles sin aviso previo y por bajo la línea de flotación, quebrando todos los códigos básicos que rigen en el campo de la política. Apuesta a todo o nada, porque en realidad no tiene nada de perder ni el temor de que se dé esa circunstancia siempre posible, cuando se arriesga en demasía.

En ese marco ocurre la renovada pulseada que comenzó a darse el viernes último, con vistas al llamado Pacto de Mayo que podría suscribirse el 25 de Mayo en Córdoba, en la medida en que, previamente, se cierren los acuerdos que el Gobierno considera fundamentales.

Los gobernadores no quieren sorpresas. No adhieren a posiciones extremas de unos pocos mandatarios provinciales y saben que tienen por delante convencer a un racimo de legisladores que, muchas veces, juegan sus propios partidos.

¿Y VICTORIA?

Así como Jorge Macri tiene presencia para marcar la cancha, la Vicepresidente volvió a demostrar, en la polémica por las dietas, que no actuó de la misma forma que el titular de los Diputados. Villarruel respeta la conducción política del Presidente, y ambos se esfuerzan por dar señales de convivencia para despejar «elucubraciones». Pero no es un secreto que, en el ámbito del Senado, la Vicepresidenta manda. Marca la cancha, asumiendo su propia impronta que le ha permitido tener crédito con los senadores que reconocen su independencia de criterio y la firmeza de quien los conduce. En el caso de las dietas, no ha dicho «esta boca es mía». Un silencio que aturde, pero que pone de manifiesto que no es su estilo, priorizando la buena relación con los 72 legisladores de las distintas bancadas. No por algo, al principio, en el inicio de su gestión, se anotó dos triunfos sorprendentes sobre la bancada mayoritaria del PJ. Y luego, al inicio de las sesiones ordinarias, logró, casi sobre el filo de la sesión, la unanimidad del cuerpo con un previsto giro de 180 grados del grupo de los 33 orientales liderados, con dificultad, con el formoseño José Mayans.

¿Y LA UCR?

Luego de la disputa entre Lousteau y Gustavo Valdés, en la que el correntino, aun perdiendo logró un posicionamiento envidiable a futuro, así como cuotas de poder concretas, como el control del 40 por ciento de los cargos del Comité Nacional, la pelea no terminó ahí.

Fue el propio Gobernador de Corrientes quien disparó «munición gruesa» contra el exponente del Amba, a quien, ante los radicales de pura cepa le cuesta desprenderse de su paso por el kirchnerismo y de haber sido el autor de la tristemente célebre resolución 125, que puso en jaque a la ex Presidente allá por 2008.

Lo hizo Valdés, obligado por las circunstancias, en la necesidad de marcarle la cancha a quien tiene la formalidad del cargo, a mérito de una alianza de superestructura con el ex gobernador jujeño, Gerardo Morales, pero no tiene consenso en el interior profundo del país, desde donde se aboga por federalizar la conducción.

Pararse en la vereda de enfrente de Lousteau y hablarle de igual a igual es todo ganancia.

Ahí es donde Valdés ha establecido «un hito» en su primera gran disputa en los primeros planos de la política partidaria nacional.

Por estos tiempos, los cinco gobernadores de la UCR viven una realidad que no asimila el Presidente del Comité Nacional ni muchos de los legisladores del centenario partido que no saben lo que es lidiar con el «día a día de la gestión», en el marco de las penurias económicas propias del momento en que, un dato de la realidad, es la caída de la recaudación y, por ende, la masa coparticipable.

EN EL PJ, LAS AGUAS

BAJAN TURBIAS

Objetivamente, a poco que logre organizarse, se legitime una nueva conducción por el voto de los afiliados, en una interna nacional y se vuelva al debate, previa autocrítica, con un funcionamiento orgánico que otorgue participación a todos los sectores, cuidando las formas, algo que no se dio en las últimas décadas, está claro que el justicialismo es la fuerza con mayores posibilidades de dar la pelea de fondo en 2027.

El problema del PJ dista de centrarse en Alberto Fernández, a quien llevaron a un cargo al que nunca debió ir. Hoy, los que lo cuestionan, son los mismos que lo catapultaron sin un mínimo de análisis político. No será removido. Se le dará una licencia, más que nada porque no hay hoy en el partido alguien «con peso propio» para asumir una transición que debiera concluir en un proceso de legitimación inevitable, si se quiere poner al peronismo en un marco de competitividad electoral.

En este desafío, un interrogante sobrevuela la realidad. ¿Quién es el adversario verdadero? Todos creían y entendían que lo era Mauricio Macri. El solo nombre del ex Presidente servía para abroquelar la tropa. De golpe, por influjo de los formoseños y con la expresa contrariedad de Cristina, pasó a ser Milei.

Así es que, por estos días, el justicialismo «sin conducción ni estrategia», siquiera logra centrar sus objetivos. Ello impide desarrollar cursos de acción coherentes y compatibles con objetivos aun difusos, y menos manejar los tiempos y las formas. La falta de profesionalidad, en el manejo de un partido desmovilizado, hace que, de tanto en tanto, surjan comunicados como expresión, sabe Dios de qué sector, pero que no centran la estrategia en un punto claro.

En esto Cristina, aun en minoría, es la que la tiene más clara. Pero la realidad es que no sólo en el partido conviven expresiones diferentes, sino que, además, gran parte del peronismo está «por fuera del sello partidario», simplemente porque no se han establecido reglas que apunten a la participación ni a la contención.

Los bloques legislativos son reflejo de esta realidad. En el Senado, el grupo de los 33 orientales está dividido en cuatro expresiones, una de ellas es la escuadra cristinista que no logra encolumnar al resto.

Importa recordar que, cuando se eligieron las autoridades, la ex Presidente fue clara en un tuit en el que pedía el voto al candidato libertario, coherente con las prácticas democráticas. No obstante, los formoseños lograron imponer una posición distinta, motivada por intereses electorales de la propia Formosa, y condujeron, por un lado, a dos sucesivas y sonoras derrotas que no sólo hizo perder al PJ la presidencia provisional, sino que, además, las dos comisiones más importantes, la presidencia de todas las comisiones de funcionamiento y la mayoría en las mismas. En los hechos, el PJ, después de cuatro décadas perdió la llave del funcionamiento del Senado y, lo que es peor, en términos políticos empujó a Milei a una alianza con el macrismo que, más allá de las dificultades que asomaron, es una realidad en las cámaras con un logro significativo para el Presidente, que es el haber logrado «quebrar los dos tercios en diputados», que lo deja al margen de un posible juicio político, una realidad que ningún Presidente puede obviar, tanto mas cuanto transita caminos no ortodoxos.

«NO ME VENGAN CON QUE NO LES ALCANZA, HAY MUCHÍSIMA GENTE QUE LA PASA PEOR». Un golpe bajo al Congreso de la Nación en cuyo seno hay opinión mayoritaria en el sentido de hacer respetar la independencia de los poderes. Para los parlamentarios, el Presidente cruzó una raya que lo puede dejar en «off side» frente al sistema político. Milei lo sabe, pero prioriza todo aquello que le dé rédito social, algo que sabe explotar muy bien, potenciado por su propensión a operar, él mismo y un poderoso equipo sobre las redes sociales. En los hechos, las dietas legislativas en la Argentina son de las más bajas a escala mundial. En los EE UU, son siete veces superiores; en Brasil, otro tanto. El Presidente justificó así el pedido para frenar el aumento del 30% a diputados y senadores: «Dada la situación del país, le dije a Martín (Menem) que vuelvan atrás y que los políticos voten de cara a la gente a ver qué quieren hacer con las dietas y que queden expuestos frente a la sociedad». «Entiendo que puedan tener necesidades, pero hay 60% de argentinos pobres y más del 10% indigente. Que no me venga con que a ellos no le alcanza porque hay muchísima gente que la está pasando muchísimo peor, con muchísimo menos plata», expresó. Una jugada de alto riesgo, acorde a la personalidad y el perfil de un Presidente al que le gusta jugar «sobre el filo de la navaja». Hasta ahora, esa «orientación anti sistema» le ha servido para mantenerse con un elevado nivel de apoyo en la gente. A partir de ahora, el secreto estará en el manejo de los tiempos. Si logra que la inflación se derrumbe como un piano como pontificó, será Gardel. La carrera es contra el reloj y la inevitable reacción de la gente si no ve los resultados esperados, aunque por ahora el Presidente ha logrado trasladar el enojo hacia quienes no lo dejan avanzar, léase legisladores y gobernadores. Un tema no menor, a tener en cuenta. Martín Menem recogió el guante mientras que Victoria Villarruel prefirió guardar silencio, preservando la relación con los senadores y mostrando un perfil diferenciado. Una pelea con final abierto en el que están de por medio 46 millones de argentinos.
LA MOTOSIERRA EN LOS PLANES SOCIALES CONSIDERADOS TRUCHOS. Javier Milei definió a Sandra Pettovello como «una máquina de encontrar curros». Acaba de suspender a 52 mil beneficiarios en 3 meses. El respaldo presidencial, que llegó semanas después de que quedaran expuestas las diferencias entre la «superministra» de Capital Humano, el Jefe de Gabinete y el Ministro de Economía, tiene una explicación que va más allá de la amistad profunda que comparten el primer mandatario y la funcionaria. Desde su asunción, Pettovello ofreció al «plan motosierra» del Gobierno la suspensión de 52.198 planes sociales. El miércoles 6, en el límite de la ventana legal, el Ministerio de Capital Humano pagó el Potenciar Trabajo a los casi 1.200.000 beneficiarios. Cerca de 7 mil personas no recibieron su haber. La depuración del padrón del Potenciar Trabajo continuará. En la sumatoria se cuentan las bajas preventivas que se efectivizarán en abril, cuando se pague el haber de marzo. Se establecieron nuevas suspensiones, que surgieron a partir del entrecruzamiento de datos oficiales ordenadas a partir de la investigación del fiscal Guillermo Marijuan sobre el principal programa social del Estado, que el Gobierno tiene previsto repartir entre Trabajo, Niñez y Familia. «Sólo el 1,3 por ciento de los beneficiarios del Potenciar tuvo salida por empleabilidad, el resto fue suspendido o dado de baja por irregularidades», insisten en el Gobierno. En enero se había anunciado la suspensión de los beneficiarios que cobraran jubilaciones o pensiones, prestación por desempleo; facturaran en la categoría C o superior del monotributo, fueran trabajadores autónomos, residieran en el extranjero o tuvieran un auto de menos de 10 años de antigüedad. De las 52 mil bajas, 25.444 se produjeron por incompatibilidades detectadas por Anses; 4.500, porque figuraban en la nómina de empleo público; y 22.254 por entrecruzamientos con Migraciones, que detectó viajes al exterior.
ALBERTO «EN APUROS». El ex Presidente enfrenta ya dos imputaciones originadas en el caso de los seguros, mientras queda en claro que el PJ -que aún preside- no hace causa común con sus desventuras y lo ha dejado en disponibilidad, sin removerlo más que nada porque no hay reemplazante con envergadura de conducción. La presunta maniobra defraudatoria que se destapó con la intermediación de aseguradoras desde la Anses desnudó una estructura que podría haberse replicado en otros organismos del Estado. Para dilucidar esto, el juez Julián Ercolini dispuso varios allanamientos y pidió información a 45 dependencias que Nación Seguros mencionó en la documentación que entregó al Juzgado. Esto se suma a 27 aseguradoras, tanto personas jurídicas como físicas, que constan en las planillas remitidas al magistrado. Las órdenes de presentación de los últimos dos días buscan determinar hasta dónde se expandió la presunta maniobra defraudatoria que le valió a Alberto Fernández, ya fuera del poder, su primera imputación y luego una segunda en causas por corrupción. «Los ‘curros’ están apareciendo», dijo Milei, quien hasta hace poco parecía tener buena onda con el ex primer mandatario. Fernández habría dejado todos los «dedos marcados». Firmó un decreto avalando lo que pareciera ser un negociado. Cristina -por lo bajo- disfruta las penurias de Alberto: «Ahí está el pelotudo que nos daba clase de ética». Javier Milei aprovecha los escándalos. Gana tiempo. Y apunta a consolidar el apoyo social, aunque, la realidad económica de la clase media baja lo pone en la cuenta regresiva.
EL GOBIERNO INSTALARÁ EL BUSTO DE MENEM EN CASA ROSADA. Este medio lo anticipó el 6 de enero pasado en esta columna editorial. El 22 de enero, Zulemita Yoma reiteró, por nota, el pedido realizado a anteriores presidentes y, casi de inmediato, se le contestó, antes de fin del mismo mes, que se haría lugar a la solicitud. Si bien EL LIBERTADOR consignó la fecha del 2 de julio, lo más probable es que la solemne ceremonia se haga el 8 del mismo mes en que se cumplirán 35 años de que Menem asumiera la Presidencia de la Nación. Se sumará así a los otros 27 bustos de mármol de carrara que se encuentran en ese recinto, que da a la entrada, en la fachada Norte de la Casa de Gobierno. Todos están posados encima de pedestales confeccionados con el mismo material. Rinden homenaje a todos los ex mandatarios constitucionales que gobernaron la Argentina. Importa recordar que, el busto está listo desde hace varios años, guardado en un depósito, sujeto a una decisión política que nunca se concretó ni por Cristina, ni Macri, ni por Alberto. El Salón de los Bustos, también conocido como Hall de Honor, contiene hasta ahora las imágenes de 27 ex presidentes de la Nación.
MANO DURA DE UN GOBERNADOR QUE LLEGÓ A SERLO POR ELLO. El gobernador de Santa Fe, «Maxi» Pullaro es uno de los pocos mandatarios provinciales que no concurrieron el viernes a la Casa Rosada al cónclave con el Jefe de Gabinete y el Ministro del Interior. La realidad de su Provincia, en la lucha frontal contra el poder de los narcos, lo obligó a permanecer en ella a la espera de auxilio federal. Días atrás, se intensificaron las requisas en las cárceles donde están los presos de mayor peligrosidad. Implantó un régimen muy duro, similar al de Bukele en El Salvador, y aseguró que «la van pasar cada vez peor» en la medida en que no se encuadren en las rígidas normas impuestas. La política del Gobierno tiene un alto crédito en la sociedad santafesina que apuesta a derrotar al narcotráfico con epicentro en Rosario y avala la mano dura que impone la realidad.
MASSA «DESHOJA» LA MARGARITA. Sergio Massa reapareció públicamente en un encuentro de su espacio, el Frente Renovador. El mayor dilema es si mantiene esa estructura, lo que es por sí difícil, o intenta reincorporarse al justicialismo en el cual hay posiciones contradictorias en torno al ex candidato a presidente de Unión por la Patria. Lideró en los últimos días una demorada cumbre en Roque Pérez. Durante la reunión se manifestó «preocupación por la caída del ingreso, los despidos y se debatieron propuestas para defender la clase media», según informaron fuentes partidarias. Se acordó impulsar nuevos liderazgos para el mediano plazo, aunque, a nadie escapa, que luego de haber sido la cabeza visible de la peor elección realizada por el peronismo el pasado 22 de octubre, y de perder la base territorial de Tigre, el resto que le queda no es mucho. El tigrense, que la noche de la derrota insinuó el fin de un ciclo, mantiene su perfil bajo desde la derrota en el balotaje ante Milei. En los primeros días de enero, se lo vio en la sede del Sindicato del Seguro, cuando se sentó con la cúpula de la CGT en la previa del paro de 12 horas y movilización contra el mega DNU que rubricó el Presidente.
PABLO MOYANO HABLÓ DE UN SEGUNDO PARO GENERAL CONTRA EL GOBIERNO DE MILEI. Uno de los tres líderes de la central obrera aseguró que hay una «creciente conflictividad social» y que, en las próximas semanas, podría haber una nueva huelga. La iniciativa, al menos hasta ahora, no tiene consenso puertas adentro de la CGT. Saben que, para Milei, no todos los sindicalistas son iguales y admiten que el Gobierno tiene poder de fuego y la decisión de usarlo. El trasfondo podría verse en la decisión oficial de poner límites al pedido de camioneros de aumento salarial para su sindicato. La homologación de las paritarias no tuvo el visto bueno y seguirá trabada. Para el Presidente, estar de punta con el clan Moyano es «un tema taquillero» en términos electorales, y el no convalidar aumentos, por sobre las pautas sugeridas, hace que el dúo Pablo-Hugo «pise el palito» para generar una polémica de la que el líder libertario saca rédito. Rápido de reflejos, Gerardo Martínez tomó distancia y el viernes, el gremio de Uocra cerró el acuerdo salarial alineado con la propuesta oficialista.
UNA RELACIÓN DE MUTUA NECESIDAD Y DESCONFIANZA. Mauricio Macri está acompañando fuerte al Gobierno. Sabe que un fracaso de Milei implicaría su propio fracaso. Aun así, en las últimas horas, tuvo una frase dura pero realista cuando expuso en la Fundación Libertad de Rosario: «El gobierno actual es Milei, su hermana y las redes sociales». Un misil bajo la línea de flotación del ex Presidente que, en los hechos, esta desilusionado en la relación con Milei y que no deja de despotricar contra Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich mientras se dispone a ponerse el traje de «timonel absoluto» del PRO. La reunión íntima entre Macri y Milei fue profunda. El Presidente tuvo el gesto de anticiparle su movida política: la convocatoria al Pacto de Mayo. Por eso, el fundador del PRO les dijo a los suyos, enigmático: «La importante es la próxima reunión que vamos a tener». Ahora se sabe que ocurrió en Olivos y que Macri entró por el acceso de avenida Libertador, para no dejar huellas. Ocurrió después de que el primer mandatario ratificara que no quiere cogobernar ni compartir liderazgos. El actual Jefe de Estado afirmó: «Soy el líder de la nueva derecha argentina». La idea del doble comando lo aterra. Unos minutos antes había entrado a la oficina Santiago Caputo, que se introdujo en el tema: «Con todo respeto, Mauricio, este no es su segundo tiempo, este es nuestro tiempo y lo tiene que aceptar». Macri no confrontó y sugirió avanzar en un acuerdo entre LLA y el PRO recién después de mitad de año. Una vez que pase el monstruo recesivo. La charla todo lo sincera que puede ser con un futuro en el que inevitablemente se bifurcarán los caminos. Mauricio, en forma delicada, cuestionó a varios ministros y tuvo calificativos duros contra Patricia Bullrich. También habló de Luis Caputo. Abrió la puerta a algunos fantasmas. Le advirtió a Milei que tenga cuidado con «Toto» y le contó una infidencia: según su confiable información, el Ministro tiene coincidencias con un enemigo del Gobierno. Confesó que tenía evidencias de que Horacio Rodríguez Larreta y Caputo mantienen un contacto fluido. En el fondo, ambos saben que en el corto y mediano plazo deben tirar juntos, con un adversario común. El futuro los separara de manera inevitable. El interrogante es quién se quedará con la franquicia del cambio.
CON UN PIE EN EL ESTRIBO. Con la salida de Alberto Fernández de la presidencia del PJ, las autoridades partidarias buscarán avanzar en una lavada de cara del espacio, un «cambio de piel» luego de la derrota electoral y la falta de un liderazgo superador que contenga los diferentes sectores del peronismo. Como dijo Axel Kicillof hace unos meses: «El peronismo necesita de una nueva melodía». El proceso de «renovación», habitual en el PJ como puesta en escena o escenario de disputa cuando deja el poder, llevará su tiempo y discusiones sobre el alcance. El reclamo generalizado es que el kirchnerismo ceda centralidad en el partido para posibilitar que la pluralidad dé fuerza a una propuesta superadora a futuro con fuerza electoral. El tema de fondo es que, con la salida de Alberto, no alcanza. Sería un error considerarlo «el chivo expiatorio». En esto deben asumir su responsabilidad todos los muchos que lo catapultaron para un cargo para el que no reunía el perfil adecuado. Está claro que el PJ debe revalidar, por el voto de los afiliados, una conducción legitimada y representativa que se haga cargo de la estrategia y la conducción en el tiempo que se viene, con una prioridad inevitable que es definir si el verdadero adversario es Milei o Mauricio Macri. El desplazamiento de Fernández terminará de consumarse con la aceptación de su licencia en un congreso convocado por su titular, Gildo Insfrán, para el 22 de este mes. Se acordó la creación de una comisión de acción política, una fachada cálida como transición, aun sabiendo que dista de tener la legitimidad como para pretender conducir al conjunto de un peronismo hoy no contenido.
SALIÓ POR LA PUERTA GRANDE. El Gobierno de la Provincia -tal como lo hace con periodicidad en las áreas de seguridad- luego de cinco años de gestión del inspector general, Roque Romero, resolvió un cambio de guardia en el Servicio Penitenciario. Lo hizo al designar a Guillermo Sotelo. La segunda en el servicio, Canteros de Farizano seguirá en funciones, secundando al nuevo titular del área. Para satisfacción del Jefe saliente, quedó patentizado, en el discurso de Duarte, el reconocimiento por la importante tarea realizada, varias veces destacada en la palabra del Ministro de Seguridad, que se estrechó en un fuerte abrazo de despedida, luego de entregarle un presente con emotivas palabras.
CON EL BASTÓN DE MARISCAL. El Jefe de Gabinete salió al ruedo presidiendo el cónclave con los gobernadores en la Casa Rosada el último viernes. Hasta ahora, no se le conocía la voz y su presencia, secundado por el ministro del Interior, Guillermo Franco, alentó la posibilidad de que se pueda avanzar en un acuerdo Nación-provincias, algo que todos esperan. El Presidente se mantuvo en Olivos reservándose la última palabra, aunque admitió no tener muchas expectativas. Entre los mandatarios provinciales hay una dosis de fuerte optimismo, en medio de crecientes necesidades financieras en el «día a día» de sus gestiones. Consideran positiva la presencia de Nicolás Posse, con poder de decisión propio, aunque son conscientes de que Milei no es fija. Es capaz de tumbar cualquier preacuerdo si se van de los límites que sólo él conoce. De ahí que esta vez no quieren tensar la cuerda más de lo aconsejable. A la postre, mejor un mal arreglo que un buen pleito en el que todos pierdan.
MESSI «EN LOS PRIMEROS PLANOS». Se publicó el nombre de los 10 deportistas que llevan hecho más dinero en sus carreras. La «Pulga» quedó en sexto lugar, con una fortuna de alrededor de 1.600 millones de dólares. Otro futbolista, Cristiano Ronaldo, lo precede en el tercer lugar, con 1.900 millones. Messi viene «con viento a favor» después de un doblete en el clásico ante Orlando City. Las «Garzas» remontaron un 0-2 para empatar y quedar mejor parados de cara a la revancha, el próximo miércoles en Fort Lauderdale.
A CONTRAMANO DE UNA REALIDAD QUE ESTÁ SOBRE LA MESA. El máximo referente del gremio de los porteros ha logrado algo muy particular. Negocia las paritarias con otro sindicato, que es una fachada controlada por el propio Santamaria y que, se supone, debería representar a los propietarios de edificios en propiedad horizontal. Merced a esta triquiñuela, viene consiguiendo, en los últimos años, sucesivas mejoras salariales, bonos y demás beneficios que han llevado a las expensas por las nubes en todo el país y que, hoy por hoy, es una preocupación que se extiende a millones de hogares que, mes a mes, advierten el creciente costo laboral que ello supone. El resultado no podía ser otro. Termina en contra de los trabajadores, a los cuales presuntamente se defiende, al producirse la pérdida de mano de obra con la tercerización de servicios de seguridad y limpieza, una práctica hoy extendida como remedio inevitable para sobrellevar costos.
TIEMPO DE DEFINICIONES. El Gobernador entra en su séptimo año con una alta imagen positiva, aunque, impedido de una nueva reelección. Debe resolver, en términos de la elección general, su propio destino. Esto es si apunta a encabezar la nómina de senadores provinciales, lo que le permitirá estar en la boleta en toda la provincia o quedar como Intendente, que es una pequeña gobernación con fortaleza territorial. Aunque la realidad del radicalismo nacional lo ha dejado en inmejorable posición para disputar con fuertes posibilidades la futura conducción del Comité Nacional por la resistencia que genera Martín Lousteau, no sería improbable que el mandatario correntino termine por apuntar a crear una base propia de poder partidario en el lugar donde habrá internas y Colombi no puede ser reelecto conforme lo prescribe la carta orgánica partidaria. El secreto está en el manejo de los tiempos, una llave que, por ahora, tiene Ricardo que dice a los cuatro vientos y a quien quiera oír, que él no se baja de la candidatura mayor de 2025. Conocedor de las debilidades humanas, ofrece la Vicegobernación «a Dios y María Santísima». En este marco, el Gobernador, en algún momento, asumirá la decisión de proponer al candidato que según la cuadra con la continuidad del proyecto. Por ahora, una tensa calma.
UN EJEMPLO A IMITAR. La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) lo ha invitado al contador, Juan Carlos Fernández Llano, miembro de su Consejo Ejecutivo y de la Junta de Directores de la entidad, a exponer sobre el acuerdo alcanzado por los tres diarios de Corrientes que lo ha publicitado como ejemplo en su página web. Adepa congrega a 169 medios de todo el país y es la entidad madre del periodismo nacional, con más de seis décadas de existencia y una gravitación determinante en los factores de poder. Por decisión de su Consejo Directivo, al conocerse la suspensión de la pauta oficial nacional por el término de un año, se resolvió no judicializar el DNU. Una impugnación de la Asociación hubiera prosperado en todos y cada uno de los juzgados federales del país, y no solo por el peso de los medios y el respeto a los mismos en el marco de la Justicia, sino, además, porque la tutela y el resguardo de la libertad de expresión está consagrada por la Constitución del 94 con los tratados internacionales que reconocen como garantía inherente a dicha libertad.
TRUMP SE CORTA SOLO, EN PUNTA, COMO CANDIDATO DE LOS REPUBLICANOS. Todo indica que se reeditará en noviembre el duelo electoral electrizante de hace cuatro años contra Joe Biden, en un «supermartes» donde millones de estadounidenses votaron en Primarias demócratas y republicanas en 15 estados, y un territorio. Es el día de votación más masivo de la extensa temporada de internas de los Estados Unidos, que comenzó en enero, y tradicionalmente es decisivo para los candidatos de ambos partidos a medida que la carrera se estrecha y consiguen delegados para lograr la mayoría en las convenciones partidarias a mitad de año. Se votó a lo largo y ancho del país. Trump ganó en todos los estados, salvo en Vermont, donde se impuso su rival, Nikki Haley por poco. El resultado es algo pocas veces visto en un candidato que desafía a la oposición. Por su parte, Biden hizo lo propio al imponerse sin problemas en todos los estados en juego. Este año no se esperaban grandes sorpresas ni en el frente demócrata, con el Presidente postulándose prácticamente solo a la reelección ni en el republicano, con Trump, que se viene imponiendo en la mayoría de los estados a su rival Haley, su ex embajadora ante las Naciones Unidas. Los números no dan para bajar el martillo: por más que hayan ganado, ni Biden, ni Trump podían conseguir en el «Supermartes» la cantidad de delegados suficientes, pero los dejaba prácticamente a las puertas de la nominación en las próximas citas electorales y les servía para sellar definitivamente las candidaturas de ambos postulantes, que tienen distintas urgencias. El equipo del ex Presidente, por ejemplo, predice una victoria «el 19 de marzo» a más tardar, después de que voten Georgia y Florida. «Nunca ha habido nada tan concluyente. Esta fue una noche increíble para la historia de nuestro país», dijo Trump luego de conocerse los resultados. Biden difundió un comunicado de prensa: «Los resultados de esta noche dejan al pueblo estadounidense una opción clara: ¿Vamos a seguir avanzando o permitiremos que Donald Trump nos arrastre hacia atrás, hacia el caos, la división y la oscuridad que definieron su mandato?», se preguntó. Y llamó a «demócratas, republicanos e independientes» a votar «para defender la democracia, la libertad personal, el derecho al sufragio y los derechos civiles». El tema de la edad es también un lastre para Biden, de 81 años. Una encuesta del New York Times-Siena College reveló que un 60% de los que lo votaron en 2020 ahora piensan que es demasiado viejo para ocupar la Casa Blanca. Pero los demócratas también ven esta semana como una oportunidad. De cara a las generales del 5 de noviembre, Trump aventaja hoy al Presidente por sólo 2,3 puntos, según un promedio de encuestas de Real Clear Politics. Pero el republicano lleva la delantera en estados decisivos como Wisconsin, Pennsylvania, Nevada, Georgia, Arizona y Michigan.
«PELEA DE PAGO CHICO CON FINAL ABIERTO». El ex intendente de Mercedes, Víctor Cemborain nunca perdonó a su delfín, Diego «Tape» Caram, lo que consideró «una traición». Algo que, en política y en estos tiempos, pareciera «moneda corriente». En su momento, Cemborain fue la cabeza visible de una coalición que, bajo el nombre de Cambio Solidario, desplazó al ricardismo de la Intendencia que había controlado, de manera ininterrumpida, desde 1989. Al ex Jefe comunal lo sucedió su esposa Elvira Sánchez, secundada por Caram, por entonces la mano derecha del matrimonio Cemborain, quien -sentado en el sillón municipal- resolvió «tener vuelo propio» y desconocer a su mentor, dando origen a una larga reyerta que terminó con Caram sentado «en el banquillo de los acusados», de cara al pueblo mercedeño. El martes pasado, Víctor, en rol de denunciante, declaró en el juicio oral y público, que se desarrolla por estas semanas en Mercedes, brindando detalles del caso que involucra, además de al Intendente, a varios funcionarios comunales. Una de ellas lo trató «de mentiroso», negando haber proporcionado las planillas que dieron origen a la investigación, empero el testimonio posterior de cuatro testigos, que declararon en forma coincidente, puso en situación difícil a Caram. Más allá del caso en particular, de fuerte repercusión mediática en la tierra del Paiubre y más allá de ella, hay cuestiones relevantes que hacen a los precedentes, siempre importantes en el mundo del Derecho, donde la interpretación de las leyes se da, en los casos prácticos, tanto más cuanto tienen notoriedad pública. Los que asesoran a Cemborain señalan que el trámite de la causa no ha sido ajustado a Derecho. Cuestionan que se le haya otorgado la excarcelación a «Tape», siendo que, en libertad y más desde la función, podría obstruir la investigación. Cuestionan que, a pesar que el Superior Tribunal interpretó que era de aplicación el artículo 224 -que dispone el apartamiento transitorio de sus funciones- esa decisión no se tornó operativa, en parte por la sugestiva pasividad del Concejo Deliberante y por la permisividad del sistema judicial local. Cuestiona también la gente de Cemborain que, el mismo abogado defensor del Intendente lo sea de otros imputados, bajo una misma línea de estrategia defensiva, lo cual choca contra precedentes interpretativos que consagran la prohibición de ello cuando puedan existir intereses contradictorios. En este marco, el TOP de Mercedes se esfuerza en dar señales de imparcialidad. El veredicto recién llegaría poco antes de la feria judicial. Antes deberán declarar muchos testigos y la decisión, cualquiera sea, será susceptible de ser revisada por el Superior Tribunal antes de quedar firme. Y, de hecho, tendrá un fuerte impacto político. En caso de que fuera absuelto, que es una de las posibilidades, recuperará el cargo si es que, en algún momento, el TOP decide hacer cumplir el fallo de la Corte provincial. En tal caso, Caram asumiría el desafío de ir por objetivos mayores, algo que comparte con Emiliano Fernández, otro de los intendentes «chimbos» que aspira a formar un espacio y estructura propia, para un escenario propicio como el que se avecina en 2025, que puede estar para cualquiera en el marco del sistema electoral de segunda vuelta. Lo que ha quedado de manifiesto es que «Tape» es un hombre de suerte, audaz y ambicioso, aunque no es menos cierto que la ambición a veces mata al hombre. El tiempo y los jueces dirán. Al final, las leyes son lo que los jueces dicen que son.
.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS