8.9 C
Corrientes
domingo, 14 julio, 2024

El último día del año, con pleno sol y playas repletas como en la prepandemia

Pinamar y Mar del Plata, dos playas icónicas de la Costa Atlántica argentina, reciben a decenas de miles de visitantes, quienes cubren sus arenas y orillas del mar con mantas, sombrillas y chapoteo, a la espera del brindis de fin de año.

Es una imagen positiva para la industria del turismo que, sin embargo, se da en días en los que la Argentina supera periódicamente su propio récord de contagios. Este viernes se registraron más de 47 mil positivos, en lo que fue la segunda cifra más alta desde el inicio de la pandemia. 

La falta de distancia social entre los turistas y la poca presencia de barbijos podrían situar a las imágenes como una cualquiera del verano 2019/2020, cuando la pandemia no estaba en la imaginación de nadie.

Los turistas coparon las playas de Pinamar. Foto Fernando de la Orden/ Enviado Especial

El mar, repleto de turistas. Foto: Fernando de la Orden/Enviado Especial

Las rutas argentinas, ya desde hace varios días, estaban colmadas de autos en dirección a aquellas dos ciudades y tantas otras, donde el turismo interno busca recuperar terreno perdido.

Desde e las primeras horas de este jueves, niveles de circulación similares a los registrados en los recambios de plena temporada de verano. Hubo picos de hasta 2.725 vehículos por hora en la Autovía 2 a la altura del puesto de peaje de Samborombón y al atardecer ya se habían acumulado más de 35 mil usuarios en ese corredor.

El fútbol en la playa, un clásico. Foto Maxi Failla

Los turistas se acomodan como pueden, buscando los espacios libres en las playas de Mar del Plata. Foto Maxi Failla

El éxodo de fin de año se adelantó unas horas. Y eso provocó los primeros trastornos viales: demoras en los pasos por Castelli y Lezama (hasta media hora para cruzar esas localidades) y un incidente vial sobre el kilómetro 167, sentido a Mar del Plata, pasando Castelli. Esto provocó que se hicieran colas de hasta siete kilómetros. Fue al mediodía y luego todo volvió a la normalidad.

Además, la empresa concesionaria del servicio AUBASA, informó que “no se registraron mayores inconvenientes en el trayecto”, aún cuando hasta después del mediodía, el promedio de coches por los peajes nunca bajó de los 2.300 por hora.

Como medida para contener el avance del virus, el gobierno de la provincia de Buenos Aires anunció la libre aplicación de la tercera dosis en el distrito para los mayores de 60 años.

LM

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS