13.1 C
Corrientes
martes, 25 junio, 2024

La bajante retornará a corto plazo y un nuevo piso se tocaría en enero

LAS EMBARCACIONES VOLVIERON A FLOTAR EN EL PUERTO DE CORRIENTES.

El río Paraná evidencia por estos días una recuperación en el caudal con medidas que superan los dos metros en la costa de la ciudad de Corrientes, pero todavía no llegan a los valores normales. Especialistas aclaran que el fenómeno se debe a las precipitaciones intensas que tuvieron lugar en puntos clave de la Cuenca del Plata. Además, advierten que la sequía continuará y las condiciones extremas volverían en enero de 2022.

El hidrómetro de Prefectura Naval midió ayer, en su último registro, 2,22 metros en el puerto de Corrientes y hoy se cumplirá la primera semana que la altura del agua se mantiene por arriba de los dos metros. Una leve recuperación que inició el 16 de agosto, pero no llega a considerarse una crecida normalizadora.

El subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA), Juan Borús, habló con diario época y explicó que las condiciones actuales del Paraná responden a dos semanas de precipitaciones abundantes en el Norte de Paraguay y Oeste de Brasil. “Estas áreas tienen una respuesta rápida y se pudo paliar gran parte del déficit hídrico”, declaró. El río Paraguay e Iguazú, principales afluentes del Paraná, se nutrieron y pudieron llevar más agua a la parte baja de la Cuenca.

El especialista aclaró que “estamos en el pico de la mejora” y para los próximos dos meses la altura del río en la costa correntina se mantendría alrededor del metro. “Lo que sabemos a ciencia cierta que la condición seca no ha terminado. No se ha normalizado, sino que podría durar muchos meses más”, anticipó. Vale recordar que se consideran niveles normales a una medición por arriba de los tres metros en la ribera de la ciudad.

Los estudios prospectivos del INA ponen el foco sobre enero de 2022 cuando el cauce volvería a resentirse con valores mínimos para el fin del mes que llegarían a un piso de 90 centímetros. “Es un escenario posible, pero todo dependerá de los eventos a corto plazo”, aclaró sobre caídas de agua que eventualmente podrían aumentar los niveles.

Represas

Borús detalló que la recuperación que se dio desde mediados de agosto también guardo relación con el agua liberada por las represas brasileñas que permitieron mantener los niveles por arriba del metro durante un mes. “Brasil necesita generar energía y por eso liberó grandes cantidades de agua”, explicó la causa y dejó entrever que la acción se debió a una cuestión de necesidad operativa.

Las últimas lluvias “compensaron los embalses de reserva y generaron un excedente” en las represas río arriba. De esta forma, el panorama se presta mucho mejor al pronosticado por el INA. Para esta fecha se esperaban valores negativos en la costa correntina. No obstante, los eventos climáticos cooperaron a una recuperación parcial. “Para los próximos meses tenemos una estabilización del río Paraguay, pero una disminución de lluvias que preocupa”, sostuvo al final.

Perspectiva

El pronóstico de precipitaciones en la cuenca de los ríos Iguazú, Uruguay y Paraná, en la semana hasta el 1 de noviembre, no anticipa precipitaciones significativas, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Durante la siguiente semana del 2 al 8 de noviembre, se prevé lluvias del orden de los cinco milímetros por día entre el 2 y el 4 de noviembre y entre los días 7 y 8 de noviembre sobre el tramo medio de la cuenca del río Uruguay.

Con respecto al pronóstico trimestral (octubre-noviembre-diciembre 2021) se espera que se registren precipitaciones inferiores a la normal sobre el Litoral y la provincia de Buenos Aires.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS