20.8 C
Corrientes
domingo, 16 junio, 2024

“Duna”, una monumental aventura galáctica para amantes de la ciencia ficción

Denis Villeneuve logró adaptar con éxito la novela de Frank Herbert con una puesta en escena inolvidable y un elenco plagado de estrellas. ¿Las contras? No es apta para todo tipo de espectadores, lo que le puede jugar en contra a esta gran apuesta que tendrá por lo menos una secuela.

Duna, una nueva adaptación del clásico de ciencia ficción (Foto: Warner)

En 1965 Frank Herbert publicó Duna (Dune, en inglés), que se convirtió en un clásico instantáneo: ganó el Premio Hubo y la primera edición del Premio Nébula a la ciencia ficción. Fue el inicio de una de las sagas más importantes del género, probablemente junto a Fundación, de Isaac Asimov (que casualmente también estrenó hace poco serie propia en Apple TV+). ¿El problema? Adaptarlas a las pantallas.

En 1984 David Lynch plasmó su visión de la historia, protagonizada por Kyle MacLachlan -trabajó con él en Twin Peaks– y con un detalle que todavía recordamos: la participación de Sting. No le fue bien. Otro que pasó sin éxito por la franquicia fue Alejandro Jodorowsky, que trabajó en el proyecto cinco años y hasta sumó a Salvador Dalí. No logró completar la película aunque un interesante documental cuenta su odisea.

Lee también

¿Alguien podía lograr una sólida adaptación de este clásico de clásicos, influencia fundamental de historias como Star Wars, Aliens y Blade Runner? Sí, un experto en la materia como Denis Villaneuve, que hizo La Llegada (Arrival) en 2016 y no le tembló el pulso para meterse con una secuela para muchos innecesaria pero con un resultado interesante, Blade Runner 2049.

Dune 2021: una gran aventura espacial

Dune puede contarse como la historia de Paul Atreides – interpretado por Timothée Chalamet-, un joven nacido con un gran destino: debe viajar al planeta más peligroso del universo, donde se obtiene un material muy caro -la especia-, fundamental para la humanidad. Se trata de una droga pero también permite los viajes interestelares. Dune también es una space opera sobre la lucha de poder entre diferentes familias/casas, entre culturas y diferentes formas de pensar la sociedad.

A pesar de la repetida expresión de sufrimiento de Chalamet, la película logra sumergirnos rápidamente en las diversas familias que conforman el universo, sus planetas y sus historias. Como pasa con otras grandes sagas, como Game of Thrones, al principio habrá que hacer un esfuerzo para tratar de registrar los diversos nombres, árboles genealógicos, mundos y detalles variopintos. Y aunque tengamos escenas de acción, se nota que es una ciencia ficción clásica: hay más de “rosca política” que de tiros y batallas. Además vale aclarar que la duración de poco más de dos horas y media tampoco ayuda a este tanque.

Algo similar a lo que ocurre con la adaptación de Fundación de Apple, y también con otra serie de ciencia ficción reciente como Raised by Wolves, pueden tornarse lentas, con un desarrollo cansino. Hay que masticarlas lentamente antes de poder disfrutarlas a fondo. Dicho de otra forma: no son espectáculos para el público masivo, como los blockbusters de superhéroes a los que apuestan los estudios en los últimos años.

Lo que sí juega muy a favor de Dune es un elenco demoledor, con Oscar Isaac como Leto Atreides, el padre de Paul, y Rebecca Ferguson como Jessica, la madre. Jason Momoa y Josh Brolin aportan la cuota “guerrero con códigos”, como Duncan Idaho y Gurney Halleck, respectivamente. ¿Podemos decir algo de Zendaya que no se haya dicho aun? Sí: tuvo poco tiempo en pantalla, aunque no faltará oportunidad de verla un poco más en la segunda parte.

Otro de los puntos flacos de Dune puede ser la falta de tiempo para conocer a estos interesantes personajes: la historia se come la mayor parte del metraje, lo que hace que también el tiempo en pantalla para Javier Bardem, Dave Bautista o Stellan Skarsgård como el mafioso Vladimir Harkonnen sea más bien escaso. Una lástima.

Lee también

Esta es una crítica sin spoilers, pero al empezar la película nos aclara que es la parte I: para completar la historia tendremos que esperar la segunda parte… y Villeneuve ya dijo que su adaptación podría terminar siendo una trilogía.

A nivel visual Dune es gloriosa, majestuosa y épica. Es quizás lo que más ayuda a sumergirse en el universo de Frank Herbert. Y para los veteranos, que disfrutamos de los juegos noventosos basados en la franquicia, los diseños de los personajes, las naves, los tractores/cosechadores y el famoso gusano también serán un gran flashback al pasado, a tiempos de computadoras de pocos bits e imágenes rústicas que ofrecían cientos de horas de entretenimiento.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS