16.6 C
Corrientes
miércoles, 17 julio, 2024

Martín Guzmán no llegará al déficit que quería Cristina

El Ministerio de Economía difundió los datos de ingresos y gastos del Sector Público Nacional No Financiero (SPN) del mes de setiembre. El Resultado Primario del mes arrojó un superávit de $291.428 millones, un valor muy significativo. Si se suma al gasto el pago de intereses de la deuda, el Resultado Fiscal fue superavitario por $237.251 millones (intereses pagados por $54.177 millones).

Desde mayo de 2012 (mes en el que el resultado fiscal fue superavitario por $15 millones) que el SPN no registraba ingresos por encima de sus gastos totales. Sin embargo, puesto que el determinante clave de este superávit mensual fueron los ingresos extraordinarios de $427.400 millones provenientes de los Derechos Especiales de Giro (DEGs) distribuidos por el FMI el pasado mes, es más adecuado llevar a cabo el análisis de la evolución de las variables fiscales nacionales netas de estos ingresos.

En consecuencia, el Resultado Primario neto de DEGs del mes fue un déficit de $135.972 millones y el resultado fiscal un rojo de $190.150 millones.

¿Qué pasó con los ingresos y los gastos durante setiembre?

Como viene sucediendo desde inicios de año, los ingresos totales del SPN (sin DEG) aumentaron en términos nominales respecto de igual mes de 2020 a una tasa que resultó superior a la de los gastos totales (65,4% versus 41%), lo cual revirtió el cierre de la brecha entre ambos que se había observado en agosto. Dentro de los gastos, el primario aumentó un 42,5% interanual y los intereses de deuda solamente un 20,8% nominal (reestructuración de la deuda mediante).

Tanto el gasto primario como el gasto total volvieron a mostrar una baja real interanual en el mes, con tasas que, descontada la inflación, revelaron una caída del 6,5% y del 7,5%, respectivamente. Por su parte, los ingresos totales (sin DEG) aumentaron un 8,5% en términos reales.

Entre los principales cambios de los ingresos durante setiembre, se destaca la suba real interanual de los ingresos tributarios (7,5%), que encuentra sustento, por un lado, en la baja base de comparación derivada de la cuarentena del año pasado y, por el otro, en el aporte de los tributos asociados al comercio exterior.

Variación % nominal de los principales componentes del Resultado Fiscal Nacional. Según cierre 2021 del Proyecto de presupuesto nacional 2022

Los impuestos ligados a la actividad, como IVA y cheque, y también el impuesto a las ganancias, mostraron crecimientos reales interanuales por encima del 18%. Por su parte, los derechos de exportación siguieron con su protagonismo, anotando en septiembre un crecimiento real interanual del 14,3%. Siguiendo la línea de los últimos meses, las contribuciones a la seguridad social volvieron a crecer en términos reales (4,7%).

En cuanto a los componentes del gasto corriente, septiembre mantuvo el comportamiento de los meses previos. En efecto, las prestaciones sociales mostraron una caída real interanual del 17,7%, impulsada por su principal componente que son las jubilaciones y pensiones contributivas y no contributivas, que volvieron a desacelerar su caída, la que resultó del 2,6% real en el mes. En el caso de las asignaciones por hijo, las relacionadas al empleo formal mostraron una caída real del 6,3%, mientras que la AUH se recuperó un 5,3% real interanual. La fuerte caída del 59,7% real de los programas sociales tiene que ver con el alto valor de las partidas destinadas a paliar los efectos del COVID-19 durante 2020.

Los subsidios económicos (energía y transporte) no tuvieron crecimiento real en setiembre (el mes pasado habían aumentado un 132,4% interanual ya que hubo gastos de CAMMESA que el año pasado no impactaron en agosto y se acumularon en septiembre). La suba del 5% real de los subsidios a la energía fue compensada con una caída real del 21,9% en los destinados al transporte.

Fruto de los incrementos otorgados de acuerdo a la paritaria salarial vigente, el gasto salarial nacional registró una variación interanual del 19,5% real (el crecimiento mensual interanual más alto desde septiembre de 2013).

Los gastos de capital presentaron una suba real del 6,2% en el mes, consolidándose como la menor suba mensual del año.

¿Qué comportamientos fiscales relevantes dejaron los primeros nueve meses del año?

Lo primero que se destaca es que la brecha entre el crecimiento real de los ingresos y del gasto primario fue del orden de 25 puntos porcentuales. En efecto, mientras los ingresos totales (sin DEG) crecieron un 18,2% real en los primeros nueve meses, el gasto primario cayó un 6,3% en términos reales. El gasto total (incluye intereses) cayó un 7,8% real, debido a la fuerte reducción de los intereses pagados (cayeron un 24% real).

En el gasto corriente se evidenciaron al finalizar el tercer trimestre reducciones reales en prestaciones sociales y Transferencias a provincias, del 16,7% y 37,3%, respectivamente (alta base de comparación de 2020). A la inversa, se mantuvo elevado el crecimiento real de la inversión en obra pública (46% acumulado en lo que va del año). En el caso del gasto salarial, si bien el acumulado siguió mostrando caídas reales (-1,4%), fue menor al de meses previos en gran parte gracias a la recuperación del último mes.

Martín Guzmán junto a la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, en Washington. Foto Reuters

Sintetizando la dinámica del gasto, se observa que el comportamiento de las erogaciones evidenció en los primeros nueve meses de 2021 un aumento real de los gastos de capital, subsidios económicos y otros gastos de funcionamiento (los cuales representan, en conjunto, el 23% del gasto total), mientras que las prestaciones sociales (que tienen por sí solas una participación del 52% en el gasto total), salarios (con una participación de 10%), transferencias corrientes a provincias y, especialmente, el pago de intereses (que en conjunto con los rubros anteriores alcanzan el 77% del gasto total) presentaron una caída real en el acumulado. Por este comportamiento, el gasto primario tuvo la caída real descripta.

¿Qué tiene que ocurrir con los gastos e ingresos en el último trimestre del año para que se cumpla la meta fiscal del déficit primario 4% del PIB prevista?

Según el Proyecto de Presupuesto nacional para 2022, el gobierno espera cerrar este año 2021 con un déficit primario equivalente a un 4% del PIB (sin contar los DEGs del FMI). En los primeros nueve meses del año acumuló un déficit primario (sin DEGS) del 1,32% del PIB. Esto implica que para cumplir con la pauta, el último trimestre del año tiene que ser deficitario por el equivalente a 2,68% del PIB. Es decir que en el último cuarto de año se deben ejecutar las dos terceras partes del déficit previsto.

Si se desagrega el análisis, se concluye que los ingresos totales, que vienen creciendo al 18,2% real interanual, para acomodarse a la pauta de ingresos prevista en el cierre fiscal, deberían caer en términos reales en el último trimestre.

A la inversa, los gastos primarios, que como se dijo vienen cayendo en términos reales en lo que va del año, tendrían que revertir dicha baja y pasar a tener en el último trimestre una expansión del 70% nominal en el caso del gasto primario, equivalente a un aumento por encima del 15% real.

Todos los componentes del gasto primario, a excepción de las transferencias corrientes, debieran acelerar su crecimiento al cierre del año. Por ejemplo, en el último trimestre debiera crecer muchísimo la ejecución del gasto de capital: por más que acumuló un crecimiento nominal del 113,6%, en el último trimestre debiera resultar un 558% más alto que el ejecutado en el mismo periodo del año 2020. Como se vio más arriba, el mes de septiembre mostró la tasa de crecimiento más baja del rubro en lo que va del año.

El cambio de velocidad que tienen que tener ciertos componentes del gasto en el último trimestre del año, permite afirmar que es poco probable que el déficit primario de 2021 crezca hasta llegar al 4% del PIB.

* Nadin Argañaraz es director del IARAF

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS